Sabrina Harri

web artista.

Sabrina Harri (Finlandia, viviendo actualmente en Gent) ha estado trabajando durante su residencia sobre una escultura luminosa presentada por Josza Gallery (Brussels) durante la feria Art Brussels y sobre un objeto que presentará como parte de su próxima exposición individual en Å Gallery (Turku – Finland) del 20 de Mayo al 13 de Junio, su primera exposición individual en su país natal.

“El nombre de la exposición, “Hello Pop!, viene de un cortometraje perdido de la industria de Hollywood (1933), que era supuestamente una comedia divertida. Estoy usando el nombre de esta pelicula fantasma como referencia a una memoria colectiva desaparecida y al territorio mental. La exposición trata de los conflictos entre la realidad y el artificio, así como de la memoria colectiva especialmente en la cultura pop creada por la industria. Este concepto me interesa por los contrastes que supone, ya que la cultura pop tiene una evidente componente amnesiaca. La exposición Hello Pop! se articulará entorno a instalaciones frágiles y sensoriales basadas en la idea de lo efímero y en la cual mundos interiores trascendentales y la vida cotidiana, la realidad del mundo colisionan. La principal cuestión en juego aquí es la siguiente: ¿Cómo el mundo existe para nosotros si no es a través de sus representaciones?” – Sabrina Harri.

La nostalgia aparece en este objeto de brillo mostrado en homesession, bajo la forma de reminiscencias que remiten a los cuentos y a una cierta inocencia del imaginario infantil que las monedas avalan y tuercen (la figura maravillosa del árbol de monedas desvirtua la pureza del reclamo). A ese imaginario se superponen referencias al universo adolescente, a las discotecas, como si una cartografía de la memoria individual se hubiera esbozado allí en cada reflejo de las lentejuelas. El universo centelleante que propone Sabrina Harri dibuja así una cultura del olvido, en la que las ruinas del territorio mental cogen un vigor radiante por poco que el foco se oriente hacia ella. Formalmente, el objeto es de hecho un “souvenir”, un paisaje nevado en el que el árbol se yergue solitario como el icono evidente del abandono: una encarnación de la melancolía. Ese encuadre romántico por excelencia se cubre de signos de la cultura pop que irradian y rompen la niebla propia de la amnesia pop.

[alpine-phototile-for-picasa-and-google-plus src=”user_album” uid=”112434504370116144480″ ualb=”6230483129090558289″ imgl=”fancybox” style=”cascade” col=”3″ size=”220″ num=”40″ shadow=”1″ curve=”1″ align=”center” max=”100″]