Aleksandar Todorović

Aleksandar Todorović. We used to be friends

En 1992 Barcelona brilló bajo una nueva luz. El mundo entero la vio como la nueva ciudad abierta, moderna y libre que nos traía unos fantásticos Juegos Olímpicos, representando una nueva era europea. Había algunas voces críticas a nivel nacional y local pero se perdieron en un mar de celebraciones. Aquellos eran nuevos tiempos para Europa: Berlín acababa de resucitar después de la reunificación y la Guerra Fría terminaba o al menos se cogía un tiempo de respiro.

Recuerdo ver la ceremonia de inauguración en televisión cuando era niño y estar completamente bajo el hechizo de la euforia olímpica. Pero al mismo tiempo, mi propio país se estaba colapsando. Yugoslavia no pudo participar en los juegos debido a las sanciones de las Naciones Unidas. Y mientras los nuevos comienzos de Europa se celebraban en Barcelona con el lema “Amigos para siempre”, Yugoslavia estaba muriendo.

Veinticinco años después, las cosas han tomado un giro diferente. España, como muchos otros países en Europa, se enfrenta al resurgir de los temores del multiculturalismo y las preguntas alrededor de cómo debería ser un estado multinacional están de nuevo sobre la mesa. Me gustaría investigar y revisar estos diferentes períodos, el año 1992 y ahora. Quiero buscar los valores que hemos tenido y que quizás hemos perdido por el camino o están a punto de perderse.

En 1992 los organizadores de los Juegos Olímpicos encargaron 58 posters diferentes a famosos diseñadores y artistas españoles para representar oficialmente los juegos y reflejar así su carácter de obertura a través de estas obras. Yo quiero re-interpretar este ambicioso proyecto, diseñar e imprimir 58 posters en mi trabajo “We used to be friends”, reflejando y cuestionando temas actuales dentro de este contexto. 

Aleksandar Todorović

Aleksandar Todorović es un viajero inquieto, artista de diferentes medios y diseñador gráfico. Vive entre Bosnia y Herzegovina y la carretera, un hecho que ejerce influencia en su trabajo. Uno de sus primeros amores es sin lugar a duda la tipografía, usada siempre en negrita. Los últimos años ha sido el eje vertebral del colectivo artístico YHY FIHM, encargándose de la dirección artística y realizando trabajos para numerosos libros de arte.